¿Ciudad / urbanización infinita?

Selecciono a partir del comentario que Víctor, de Facetas urbanas, hace a una entrada reciente:

Te dejo una pesadilla recurrente con la intención de que alejes mis miedos. Frente al proceso de formación de la pantópolis aparece el espacio de la No Ciudad. El proceso de diseño de ciudades región acota el espacio que tradicionalmente hemos considerado “campo”, limitando su expansión y permitiendo un mayor control del mismo. El urbanita, seguro en sus ciudades, identifica la No ciudad como un espacio vacío, desconocido y por tanto potencialmente peligroso. ¿Quién se apropia de este No Espacio? ¿Quién lo gestiona?. Al igual que en la revolución industrial se necesitaron obreros y para la era de la tecnificación técnicos, para la era de las ciudades se necesitan ciudadanos. Los organismos internacionales se han ocupado de que los gobiernos se preocupen de la la gobernanza (imprescindible para vivir aglomerados), de hacer partícipe al ciudadano en la creación de las políticas (implicarlo), de apostar por ciudades complejas en donde conviven diferentes etnias, culturas, religiones y estratos sociales (necesario para limar las asperezas que aun crean la diferencias). Las ciudades globales son un ensayo previo necesario para el asalto a la pantópolis mundial…

La fase actual dedicada a crear corredores y formar ciudades región, diseña un territorio acotado por vías de comunicación, la velocidad prima y pocos o nadie sale de esa red. Con la excusa de compensar las emisiones de carbono, las empresas se apropian de grandes espacios naturales que amortizan doblemente al convertirlos en parques temáticos de ecosistemas en peligro de extinción…

Afortunadamente creo que el lugar de esa supuesta Pantópolis sigue siendo el que le atribuyes, es decir, el onírico de los sueños de unos y las pesadillas de otros. La crisis ha dejado atrás los tiempos en que esa perspectiva tenía algo de cierta, al menos tendencialmente. Recuerdo que hace unos años había motivos de alarma muy reales, incluso vertidos en textos normativos como la exposición de motivos de aquella nueva ley del suelo para la Comunidad de Madrid que el gobierno regional intentó desarrollar antes de descubrir que le resultaba más práctico acuchillar la 9/01 a base de pequeñas modificaciones. En aquella introducción podía leerse que el suelo urbano+urbanizable de la Comunidad de Madrid se elevaba “sólo” a un 14% del total de la región y que, una vez detraídos los suelos protegidos, quedaba libre para el desarrollo apenas otro 20%, más o menos (cito de memoria y es posible que equivoque las cifras).

Pero esas perspectivas quedan muy lejos, y quizás también sus críticas, fruto de la fijación cuantitativa que el urbanismo de todas las orientaciones ha tenido en los años del boom. Otra cosa, claro, es el modo en que lo urbano puebla los imaginarios y las prácticas cotidianas. Aunque aquí, a decir verdad, yo abriría un largo debate al respecto de los pros y contras de este proceso…

Quizá lo interesante sea comprender cómo se están hibridando las formas rurales y urbanas de práctica socioespacial, entender cómo la aspiración urbana de los pequeños asentamientos en nuestras regiones interiores están modificando formas de vida, cuadros de referencia, etc.

Saludos a todos, desde el campo en estos días de paréntesis.

Advertisements

About asevillab

https://multipliciudades.org/acerca-de/
This entry was posted in Urbanismo sostenible, Urbanización and tagged , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to ¿Ciudad / urbanización infinita?

  1. icalzada says:

    Me ha gustado mucho como trabaja el concepto de Ciudad-Región. Exactamente yo vengo de ahí. Interesante.

  2. Buen artículo. El mero hecho de ver el tema me hizo pensar en lo que en mi opinión creo que es la ciudad. Entiendo que el caso que nos plantea el artículo es uno no muy lejano a la realidad de muchos puertorriqueños pues eso es básicamente lo que tenemos, ciudades-región. Interesante.

  3. GabrielaBayrón says:

    El proceso de expansión de las ciudades ha provocado un cambio en la utilización de los espacios adyacentes o al “campo”. Por lo tanto, esto implica que también surge una política que intenta manejar o controlar estos espacios, lo cual a la vez impide la expansión. De esta situación podemos preguntarnos cuáles serían entonces las ventajas y desventajas de que esto suceda. Muchos pueden opinar que el proceso de urbanización se puede considerar como un proceso natural y que, por consiguiente, se deben ocupar estas regiones del campo para contribuir a la expansión de la ciudad. Por otro lado, este proceso provocaría una desaparición gradual de las zonas rurales, lo cual, por ejemplo, podríamos relacionar a cambios en la calidad de vida de las personas.

    Poco a poco, los espacios urbanos son ocupados por los ciudadanos mientras que las zonas del campo, que cada vez son menos, se convierten en zonas desconocidas o, mejor dicho, en la No Ciudad. Puerto Rico, a pesar de no poseer ciudades verdaderas, posee lo que se denomina aquí como una ciudad/región, un híbrido entre la ciudad y el campo. Los procesos de aculturación han formado parte de este fenómeno y esto ha traído cambios positivos para los ciudadanos. Además, esto nos sitúa en una mejor posición como puertorriqueños en comparación con el resto del mundo donde podemos encontrar grandes ciudades con un alto grado de diversidad étnica, socioeconómica, entre otros, ya que estos procesos, en mi opinión, son esenciales para el progreso cultural e intelectual de los ciudadanos de un país. Como se menciona en el escrito, es fascinante observar la aspiración urbana de los pequeños asentamientos. La crisis económica existente en Puerto Rico deja demostrado la necesidad que sienten las personas por desarrollarse en múltiples aspectos, ya sea en el intelectual o cultural, para obtener una posición más competitiva en el campo laboral. Continuamente los alcaldes de nuestros pueblos dan un gran enfoque al mejoramiento de su “municipio”, lo que aquí pensamos como ciudad. La zona rural ya no es un tema de prioridad. La vida de campo está altamente vinculada a la pobreza, con muy poca accesibilidad a muchos de los recursos que el resto de los ciudadanos, incluyendo, sobre todo, los recursos y el ambiente necesario para su aculturación. Como es de esperarse, y como menciona el autor, los grandes intereses de las empresas y del gobierno acaban con estos espacios al apropiarse de los mismos creando proyectos que usualmente acaban causando más daños que beneficios. En fin, podríamos decir que la urbanización así como la aspiración a crear espacios urbanos son procesos naturales y probablemente necesarios para crear ciudadanos tolerantes y educados. Sin embargo, esta transformación implica el uso y cambio de otros espacios, como los rurales, lo cual debe ser evaluado y analizado antes de proceder a la expansión de las ciudades.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s